Cuatro verdades que recordé ante la tumba
Written by Pedro Hector Rodriguez
PDF Print E-mail

Al callado cementerio, un día fui a caminar,

y una tumba muy hermosa me detuve a contemplar

 

Era una tumba opulenta, de mármol resplandeciente

El lujo que derrochaba admiré calladamente

 

Sobre la lápida escritos, pude leer los honores

que al difunto tributaron parientes y admiradores

 

Viendo el lujo y el honor que le habían ofrecido,

pensé que un ser honorable el difunto había sido

 

Por el triste cementerio continué mi caminar,

y al llegar ante otra tumba, allí me puse a observar

 

Ni lápida con honores, ni mármol resplandeciente,

ornaban aquella tumba, quizás la de un indigente

 

Un montículo pequeño, cubierto de matorrales,

era el mísero depósito de aquellos restos mortales

 

Por un momento pensé que en la tumba miserable

no yacía un ser valioso, mucho menos honorable

 

Oh, qué actitud insensata: Juzgar lo que no sabemos,

y valorar a la gente tan sólo por lo que vemos

 

Pero estas cuatro verdades aquel día recordé, 

cuando ante la tumba fría, un poco reflexioné

 

La verdad es que ante Dios todos somos muy valiosos,

porque Cristo nos compró por un precio fabuloso

 

La verdad es que el honor no puede el cielo comprar

Sólo la sangre de Cristo puede a la gente salvar

 

La verdad es que el humano es imperfecto e injusto,

y sólo el Dios santo y bueno es el juez perfecto y justo

 

La verdad es que los muertos nada pueden ya cambiar,

ni la persona honorable, ni el que solía mendigar


Sólo los vivos podemos cambiar nuestra situación,

si hoy a Cristo aceptamos, para nuestra salvación

 

De la Palabra de Dios, que en mi corazón retumba,

éstas son cuatro verdades que recordé ante la tumba

 





 

Creative Commons License Este poema es parte de la colección titulada "No desmayes, peregrino", por Pedro Hector Rodriguez, licenciada bajo Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 3.0 Estados Unidos License. Basada en una obra localizada en PastorPedroRodriguez.com. Permisos más allá del alcance de esta licencia podrían estar disponibles en http://PastorPedroRodriguez.com/index.php/permissions.